“LA VIDA A PALOS”

Acababa de regresar de México, nutrida de Magia y de energía telúrica.

 

Dispuesta a “ordenar mi casa” y volver de nuevo a marchar.

Pero un grupo de compañeras y artistas, sugirieron mi nombre a Carlota Ferrer.

Buscaba una intérprete racial que diera cuerpo, voz y Alma al caleidoscopio Femenino entorno a los dos protagonistas.

El flamenco de nuevo llamaba a mi puerta. Y fuí la abeja reina de un panal Inmenso de mujeres que reflexionaban sobre su destino, su libertad, su sexualidad y la maternidad.

A golpe de palmas, bulerías y soleás.

Guadalupe Lanchon.png