“FLOR DE MAYO

(José Antonio Escrivá, 2008)

LA DOLORES (Apasionada, Amante, infiel y condenada al dolor de la pérdida)

    “Esta es la historia de Mujeres que sufren y hacen sufrir a los hombres. Que se dejan arrastrar por pasiones que revientan como la espuma contra las rocas de la costa…

LA MAR, porque estoy segura de que es MUJER, decidió el destino de esta familia humilde…” (Abuela Picores)   

 

“Y aún dicen que el pescado es caro.” es una pintura realizada por el artista español Joaquín Sorolla en el año 1894. ... El título del cuadro procede de la novela “Flor de Mayo” escrita por Vicente Blasco Ibáñez que se desarrolla en las playas del barrio del Cabañal en Valencia

Este cuadro presidía una de las paredes de la casa de mis abuelos…

Recuerdo mirarlo de niña, con respeto y recogimiento pues si estaba ahí, debía de ser importante…pero sin entender la dimensión del DOLOR que testimoniaba.

Muchos años después lo entendí de golpe…cuando encarné a “LA DOLORES” de su versión cinematográfica. (Después vendrían otras Dolores en otras producciones…y como todo en mi vida…no es por “casualidad”…)

Es mucha la Magia y las sincronías de este proyecto.

En este oficio son pocas las veces, al menos en mi caso, que la solidaridad y la generosidad se ejercita a corazón abierto, cuando se trata de acceder a castings o audiciones cerradas. En este caso fue Marta Belenguer, otra de las “chicas Villanueva” y valenciana de pro, quien con su entusiasmo encendió el caldero de “los posibles” y le habló de mí al director de la película…

Y así fué…como fué…

Mi gratitud hacia ella es infinita. 

La DOLORES es otra de las “Femeninas sagradas” de una larga lista de personajes que he tenido que pasar por mis entrañas, por mi voz y por mi Alma, para entender esa energía en la sombra dentro de mí…pues es LA VIDA quien nos pone el espejo de lo que ha de ser visto, aceptado e integrado….

Yo tengo el privilegio de poder hacerlo desde el “juego de la ficción” para expandir mi conciencia…aunque muchas veces me he revelado contra ese patrón repetido de encarnar a malas, manipuladoras, amantes sin escrúpulos, asesinas, desquiciadas, proxenetas, prostitutas…

En definitiva encarnar la infinita potencialidad de la energía sexual femenina ejercida sin límites, que arrasa o autodestruye…hasta tomar conciencia de su profunda herida…

Y he tenido muchas veces la hermosa oportunidad de abrazar con compasión la enorme vulnerabilidad de estos personajes…y así…sanar esa parte oscura y no desvelada de mi inconsciente y el de tantas mujeres.

Una vez un director de casting me dijo: “reconcíliate con tu perfil…es quien te da de comer”…Hoy por fin lo entiendo como un “alimento interior”, algo a lo que ni siquiera él se refería…Y es que nuestro oficio…es SAGRADO…cuando se ejerce con la liturgia de una Ceremonia, con respeto y una entrega profunda.

Guadalupe Lanchon.png